Datos del Sector

Diversión y practicidad para niños (y padres)

Apertura perfumeriainfantil bpjun22 123rf 33613

Siguiendo con los estuches como pilar, el sector de perfumería y cosmética para niños apuesta por propuestas divertidas para los más pequeños de la casa y que, a su vez, reúnan conceptos como la practicidad, la seguridad, la protección y la naturalidad para atraer así también la atención de los padres a la hora de perfumar y cuidar la piel de sus hijos.

La perfumería infantil es un sector que, a pesar de no caracterizarse por la innovación, sí que centra sus esfuerzos en su máximo pilar: los estuches. Siempre con regalos útiles y divertidos para sorprender a los más pequeños de la casa, desde la industria proponen sets que atraigan la atención de los niños y también la de sus padres. Tal y como explica Paula Montenegro, Brand Manager de Tous Y Scalpers Perfumes, explica que “los estuches de perfumes infantiles siempre se caracterizan por una estética muy cuidada y llamativa orientados a conquistar a los más pequeños de la casa, pero que también gusten a sus papás”. En cuanto a los obsequios, Montenegro añade que “intentamos incluir artículos prácticos que los pequeños y sus padres puedan disfrutar en su día a día, pero sin olvidar el diseño”.

Por su parte, Irene Gisbert, CEO de Ainea Perfums, destaca que “el formato estrella es el estuche con neceser con los productos más populares de la marca. En nuestro caso tenemos el neceser con la colonia, el body milk y el shower gel”.

En el caso de la cosmética para bebés y para niños, Sandra Sanchís, experta en cosmética de Natura Siberica, destaca que “generalmente, los estuches infantiles incluyen una combinación de los distintos productos para el cuidado de la piel más delicada, como son el gel de baño, la leche hidratante, el aceite corporal y de masaje, la crema para el pañal o el champú suave. Y entre los obsequios añadidos suele haber neceseres, peluches, complementos para el baño como esponjas naturales, o de higiene, como podrían ser cepillos para el cabello”.

Por su parte, desde Sesderma apuntan que “en estos casos, los packs en los que se combinan varios productos acompañados de algún regalo siempre tienen más éxito”, señalando como ejemplo que “pequeños peluches, canastillas o incluso alguna minitalla de prueba, suelen funcionar muy bien”.

La industria propone estuches con regalos útiles y divertidos que atraigan la atención de los niños y también la de sus padres

Asimismo, desde Apivita aseguran que “los padres y las madres, además de buscar seguridad en los productos que compran para sus hijos, también reclaman practicidad y comodidad. Los grandes formatos son los que más triunfan en el mercado infantil y, sobre todo, con dosificadores para facilitar la aplicación del producto en el momento del baño. También tienen mucho éxito los productos multifunción y formatos 2 en 1”.

Refiriéndose al caso concreto de los productos para bebés, Diego Hoyos Plaza, responsable de Formación de Laboratorios Phergal, señala que “la categoría de bebes a nivel de packaging es bastante tradicional y no hay grandes innovaciones. Lo principal es la comodidad de uso por parte de los papas. Por ello la mayoría de cosméticos disponen de bomba dosificadora para ser usados cómodamente y los envases se desarrollan con colorantes alimentarios por si el niño los muerde durante el baño”. En relación a los obsequios, apunta que “en el caso de los cofres con regalos sí que la innovación por parte de los departamentos de marketing es amplia. Mordedores, prendas como baberos o figuras de personajes que permitan al equipo de marketing generar un storytelling que le permita acercar el producto a los padres y niños”.

Frescura y delicadeza

Montenegro señala que “los perfumes infantiles, sin duda, son una categoría que ha crecido en los últimos años de manera muy significativa. La cultura de perfumarnos es cada vez más importante para nosotros en España y esto lo llevamos a todos los miembros de la familia, incluidos los más pequeños”. Además, añade, “este tipo de aromas nos lleva a momentos de nuestra vida que recordamos cada vez que volvemos a oler ese perfume que le poníamos a nuestros niños, momentos de felicidad, lo que añade además un componente muy emocional a estos perfumes”.

En referencia a las tendencias que se pueden apreciar en los lanzamientos más recientes en perfumería infantil, Montenegro destaca que “ahora mismo existe una tendencia de fragancias suaves, empolvadas y que huelen a limpio que hacen que, además de utilizar estos perfumes para nuestros pequeños, podamos utilizarlos para los más mayores como perfume de diario”.

Por otro lado, Gisbert resalta la influencia de otros países del mundo y explica que “en España nos encantan los olores fresquitos para niños, muy cítricos con toques de musk para darles un punto tierno. Los últimos lanzamientos son con notas de vainilla y musk, mucho más empalagosos y siguiendo la tradición centroeuropea”.

Respecto a las notas más predominantes en las fragancias dirigidas al público infantil, Montenegro apunta que “las notas olfativas que predominan en las fragancias infantiles suelen ser frescas y delicadas, con toques que transmiten sensación a limpio. Lo que encontramos más son los cítricos, el neroli, la flor de azahar, los almizcles…”. No obstante, “también depende de la edad: si son niños un poco más mayores, los perfumes pueden tener notas afrutadas frescas como la manzana, pera y melón, y también notas de flores transparentes, con toques acuosos”, añade Montenegro.

Por su parte, Gisbert destaca que el éxito en España de “las notas de verbena, azahar, petitgrain, limón con toques de notas talco y musk” en este tipo de fragancias. En esta línea, desde Sesderma apuntan que “en los perfumes infantiles tienden a predominar las notas que nos aporten sensación de frescor y de limpieza; no se buscan perfumes exagerados, sino más bien perfumes sutiles y sobre todo y ante todo perfumes hipoalergénicos”.

Finalmente, Paola Gugliotta, fundadora de APoEM, asegura que “cuando hablamos de cosmética infantil, lo que nos debe guiar es la seguridad, y yo no hablaría de las notas que predominan en el mercado sino las que deben predominar. Cuando se va a incluir un perfume en una fórmula para niños, no puede tener alérgenos y esto es muy importante”. En este sentido, recuerda que “es recomendable optar siempre por un perfume natural frente a uno sintético, porque en el perfume sintético, a no ser que se le pida al fabricante una retahíla de certificados para asegurarnos de que el perfume no tiene toda una serie de sustancias nada recomendables para los niños como ftalatos, algunos must, algunos derivados del petróleo, conservantes, resorcinoles…, es muy difícil asegurar que no llevan nada de eso. Por eso, yo prefiero optar siempre por un perfume natural sin alérgenos, que son normalmente la vainilla, el coco y la almendra; no su fracción completa natural, sino ciertas fracciones no alergénicas de esos tres extractos naturales. Eso es lo que hacemos en APoEM, utilizar la fracción no alergénica de la vainilla, de la almendra y del coco”.

Activos seguros y respetuosos con la piel

En cuanto a la cosmética para niños y bebés, las materias primas más utilizadas en la formulación de este tipo de cosméticos son, según indican desde Sesderma, “aquellas que no produzcan ningún tipo de irritación al bebe, así se utilizan mucho activos calmantes como la camomila y se intentan evitar ingredientes que puedan producir irritaciones como pueden ser etanol o tensiactivos con sulfatos”. Por otro lado, desde Sesderma también señalan que “es muy importante que los conservantes utilizados no sean agresivos con la piel del bebe por ello es imprescindible elegir conservantes aptos para este tipo de piel”. En este sentido, Gugliotta explica que “las materias primas más usadas son extracto de avena, aloe vera, niacinamida y pantenol, que se usan porque son seguras y respetuosas con las pieles infantiles”. Por su parte, Gisbert añade que “los aceites vegetales como el aceite de almendras, los aceites macerados con caléndula, el aceite de argán y en este momento ya podemos trabajar con células madre que añaden opciones súper interesantes”.

Por su parte, Sanchís indica que “solemos optar por aceites vegetales como los de almendras dulces, albaricoque o jojoba por su suavidad y ligereza al tacto (no son nada grasientos). Los activos de plantas con propiedades calmantes, descongestivas y suavizantes son también protagonistas: extractos de flor de aciano, caléndula, lavanda, manzanilla o hamamelis”. Respecto a la razón para escoger estos ingredientes frente a otros, Sanchís apunta a “la búsqueda de un cuidado muy delicado para el tipo de pieles a las que van destinados nuestros productos: las niñas y los niños de hasta 6 años tienen un cutis en constante desarrollo, cuyas capacidades de defensa son todavía reducidas, y cuando se enfrentan a los radicales libres pueden responder con rojeces, pruritos, sequedad o picores. Por ello es de vital importancia seleccionar materias primas con propiedades como las mencionadas anteriormente, que brinden, además, una buena protección”.

Hoyos explica que “la piel de los bebés es mucho más fina que la de los adultos, lo cual hace que sea más permeable y se caracterice por una mayor pérdida de agua y una mayor facilidad de sufrir brotes de irritación que cursan con rojez y picor. Por ello el objetivo de los tratamientos será reforzar la función barrera de la piel y ejercer un potente efecto que reduzca rojeces e irritación”. En este sentido, señala que “la manteca de karité, el aceite de argán y el aloe vera se emplean por su capacidad de reforzar la función barrera de la piel. La piel del bebé sufre frecuentes irritaciones y para reducir tanto rojez como irritación se emplea el bisabolol, el agua de lavanda, el extracto de caléndula o el de margarita azul”. Para la hidratación y nutrición de la piel del bebé, Hoyos apunta hacia activos como el aceite de abyssinian, Manteca de Cupuaçú, insaponificables del aceite de oliva y el aceite de jojoba. También se emplean emulgentes ecos, derivados de la oliva y azúcares que, además de generar la emulsión, son funcionales aportando múltiples beneficios a la piel”.

Activos naturales y seguros

En línea con las tendencias que se aprecian en el sector de la cosmética, en el caso de la cosmética infantil, Lia Carolina Oliveira Dos Santos, Product Training Manager de Laboratorios Babé, apunta que “se aprecia el alto valor que se le da a las fórmulas respetuosas con la piel sensible de los más pequeños. Hay que recordar que la piel de los más pequeños está en desarrollo, con lo cual, es más delicada, frágil y sensible que la de los adultos: mucho menos gruesa, más vulnerable y permeable, con un pH cutáneo elevado… Por ello, una de las tendencias es hacer productos dermocosméticos adaptados a estas características, muy respetuosos con su piel y, sobre todo, enfocados a dar solución a problemáticas de la piel comunes en la infancia como puede ser la dermatitis atópica, la costra láctea o la dermatitis del pañal”.

La seguridad y la naturalidad guían las tendencias principales en cosmética infantil

Además, “se priorizan cosméticos con activos naturales y, ante todo, de procedencia orgánica. Se le está dando mucha importancia a la pureza y la calidad de las materias primas para elaborar fórmulas destinadas a pieles delicadas como son las de los más pequeños. Por esta razón, y especialmente en los productos de higiene corporal, como geles y jabones suaves, nos aseguramos de que sean de fácil aclarado y sin sulfatos agresivos”, tal y como apunta Sanchís.

Siguiendo con la tendencia de la cosmética natural, Hoyos señala que “el lanzamiento de productos naturales certificados está teniendo una creciente tendencia al alza en los últimos años. Los padres demandan cada vez más ‘cosmética verde’. Estas formulaciones, además de su alto contenido en extractos botánicos, destacan por la ausencia de parabenos, siliconas o derivados del petróleo” y destaca también “el uso de emulgentes funcionales que, además de favorecer las emulsiones, tienen propiedades hidratantes, antirojeces y favorecen la penetración de los activos, lo que aumenta la eficacia de los tratamientos”. Asimismo, Hoyos señala que “se busca que las formulaciones sean hipoalergénicas y por ello muchas están libres de proteínas de leche, huevo o gluten para minimizar las posibles reacciones”.

Desde Apivita también aluden al éxito de la denominada “Clean Beauty” que “ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una realidad que ha llegado para quedarse”. En este sentido, destacan que “en el mercado de cuidado infantil se están lanzando productos con fórmulas biodegradables y minimalistas, con un alto porcentaje de naturalidad y, por supuesto, sin químicos o ingredientes controvertidos para la delicada piel de los más pequeños. Además, los padres siempre buscan productos con un alto perfil de seguridad, fórmulas testadas por especialistas e hipoalergénicas”.

Para Gugliotta, “sin duda la tendencia en lo que a cosmética infantil se refiere es menos es más. Es decir, listas de ingredientes cortas y, a ser posible, ingredientes tan tan naturales, que sean comestibles”.

Para acceder al reportaje completo y conocer las tendencias y los últimos lanzamientos en perfumería y cosmética para niños, puede consultar el número 130 de BEAUTYPROF.

Más noticias

Revista Beautyprof

NÚMERO 131 // 2022
Acceso gratuito a la revista

Buscar en Beautyprof

Empresas destacadas