7ª Mesa Redonda sobre Cosmética Natural
BP_Eventos

Natural y sostenible, apuesta ganadora para el futuro

7mesaredondacosmeticanatural 2022 32510

Alrededor de una decena de profesionales representantes de toda la cadena de valor de la cosmética natural se dieron cita en una nueva edición de la Mesa Redonda sobre Cosmética Natural. Organizado por las revistas BeautyProf y Selectivo, en colaboración con el Beauty Cluster, este encuentro ofrece al sector una visión actual y de futuro del sector de la cosmética natural con una propuesta global en la que la naturalidad va dirigida a mejorar la salud de la piel y del planeta.

Bajo el título “Cosmética natural: un paso más para mejorar la salud y el planeta”, las revistas BeautyProf y Selectivo, con la colaboración del Beauty Cluster, organizaron la 7ª Mesa Redonda sobre Cosmética Natural, en la que alrededor de una decena de profesionales en representación de toda la cadena de valor de la cosmética natural abordaron conjuntamente el presente y el futuro de un sector cuyo crecimiento se ha visto acelerado a raíz de la pandemia. Respecto al nuevo paradigma que se abre para la cosmética natural, Ana Rocamora, cofundadora de CosmeticsinMind, destacó “todo lo que se nos viene encima al sector de la cosmética; todos tenemos el reto de hacer que la industria cosmética sea más sostenible, entendiéndolo como una necesidad”. Tal y como señaló Raúl Vallecillo, Business Development Manager de Vytrus Biotech, “la cosmética será sostenible o no será”. Siguiendo con este nuevo paradigma al que se enfrenta la cosmética natural actualmente, Rocamora aseguró que “la necesidad que surgió hace unos años en el consumidor –y que se trasladó a la industria– estaba más vinculada a las emociones y al sentir de lo natural como algo propio, y esto ha ido evolucionando, de tal manera que hoy en día el driver principal es el planeta”. En su opinión, “people & planet (es decir, la gente y el planeta) marcan el futuro de la cosmética”, añadiendo además que “en el planeta el driver principal es la sostenibilidad, pero ésta a su vez tiene aspectos muy variados, lo cual aporta complejidad al escenario de la cosmética natural”.

Sostenibilidad global

Para Rocamora, “la conciencia hacia la sostenibilidad ya existe, pero hay que trasladarla a la realidad de la cosmética natural: ingredientes, packaging, transportes, tipos de consumo… Y eso es lo complejo, cómo medir la sostenibilidad. La transparencia será un hecho dentro de unos años, pero ¿cómo navegar durante este trayecto hasta alcanzar el objetivo en torno a un concepto tan complejo de la sostenibilidad?”.

En cuanto a esta búsqueda por parte del consumidor de propuestas naturales más globales –sostenibles, éticas y honestas–, Ivan Borrego, gerente del Beauty Cluster, apuntó que “en la sostenibilidad viven las percepciones del consumidor y la objetividad es muy difícil de justificar, por lo que la transparencia y la honestidad de las marcas, entre otros aspectos, es lo que realmente se puede trasladar al consumidor para ir en la dirección correcta”. En este sentido, Rocamora añadió que “esa transparencia que ahora tiene que ser desde las marcas al consumidor, con el tiempo estará perfectamente definida gracias a nuevas herramientas como el blockchain, big data, etc.”.

Al respecto Vallecillo destacó que “la idea es que el consumidor pueda saber en qué punto de sostenibilidad está el producto”, aunque los participantes en el encuentro coincidieron en señalar la dificultad de llegar a este punto en cuanto a quién determina el nivel de sostenibilidad, etc. Según Claudia Mustera Mallol, fundadora de The Organic Republic Healthy Cosmetics, “la sostenibilidad afecta a muchos aspectos, más allá de los ingredientes y los materiales utilizados en los envases, y ahí reside la dificultad de su medición”. Asimismo, Mustera indicó los problemas a los que se enfrentan las empresas de menor tamaño a la hora de ser lo más sostenible posible a través de sus productos. Por su parte, Laura Berzal, cofundadora de Natana Cosmetics, también quiso señalar las limitaciones de las empresas de cosmética natural con venta online en cuanto a los envíos y su alineamiento con la sostenibilidad frente a los grandes competidores y a las necesidades del consumidor, ya que “la gente lo quiere todo: lo quiere sostenible, natural y en menos de 24 horas”.

Anna Escribano, CEO de Rafesa, señaló que “en el ámbito de la sostenibilidad, queda mucho por hacer y para ello hemos de cambiar de mentalidad. Cuando cambiamos de mentalidad, cambia el pensamiento y, al cambiar el pensamiento, se modifica el comportamiento”. No obstante, Escribano apuntó la necesidad de tener una visión holística en cuanto a la sosteniblidad, “pensando en todos los procesos que intervienen en la cadena de valor; y todo ello sin olvidarnos del consumidor”. Aplicando este concepto holístico de sostenibilidad al ámbito del packaging “lo que debemos hacer es repensar los envases, poniendo foco en el diseño y en la elección de materiales para que el consumidor pueda separarlos facilmente para hacer un correcto reciclado, como es el caso de accesorios monomateriales”, añadiendo que “sería necesario tener una visión completa de todos los procesos para ser capaces de optimizar y ser más respetuosos con el medio ambiente. Para ello debemos realizar un camino todos juntos; colectivamente, la disrupción será mucho más notable”.

Gisella Gil, fundadora de The Emotions Lab, explicó que “como no tenemos la varita mágica para saber qué es realmente sostenible y qué porcentaje de sostenibilidad tengo, lo que debemos hacer es tirar de sentido común, es decir, ser honestos con los compromisos de sostenibilidad de nuestra marca en todos los ámbitos: productores locales, ingredientes naturales, concepto slow life… Y esto será lo que nos lleve a un camino más amplio”. En este sentido, Borrego indicó que “lo que más asusta a la industria poner encima de la mesa es que todo empieza con el consumo responsable y muchas marcas están empezando a ir por este camino a la hora de comunicar al consumidor”. En opinión de Gil, “la percepción de valor de la cosmética natural por parte del consumidor se desvirtúa con las tendencias marcadas por empresas grandes como es el caso de los descuentos del Black Friday”. A todo ello, Charo Moreno, directora de BeautyProf y Selectivo, puso como ejemplo los pasos dados por la perfumería de autor en cuanto a diferenciación y apuntó que “el consumidor tiene que tener claro qué es lo que ofrece la cosmética natural y el valor que le aporta a él y al planeta”. Según Vallecillo, “es un gran desafío aportar valor, comunicarlo bien y que el consumidor lo entienda y que, además, decida apostar por la marca, pero ése es el camino que debemos seguir. Por tanto, debemos hacer lo que decimos”.

Nuevos entornos y formas de consumir

En esta séptima edición de la Mesa Redonda sobre Cosmética Natural los participantes también pusieron sobre la mesa la pérdida de fuerza del punto de venta en pro de los canales digitales: web, influencers…, destacando la necesidad de encontrar entre ambos el equilibrio ideal y acorde con los parámetros y los valores del sector de la cosmética natural. Esto está relacionado, según Rocamora, con el cambio del consumidor en cuanto al grado de fiabilidad ya que “las influencers han sustituido al antiguo ‘boca a boca’ entre amigas, vecinas…, lo que les aporta una mayor fiabilidad”.

Por su parte, Borrego advirtió de que “el sector no se está dando cuenta de los cambios que se avecinan con la Generación Z, con una nueva forma de comunicarse, de consumir, de entender la vida y todo ello en entornos muy distintos. El consumidor está consumiendo información y contenidos de otra manera, y ahí tenemos que entenderlo y comunicarnos con él a través de estas nuevas formas”. Haciendo referencia a la Generación Z y su papel en el futuro de la cosmética natural, Mustera señaló como ventaja que “nos encontramos ante un consumidor autodidacta y aquí tenemos la oportunidad como marcas de crear buen contenido para realmente explicar bien lo que hay detrás de cada marca”, destacando que “es importante que dediquemos buena parte de nuestros esfuerzos a crear contenido (para redes sociales, web, blog, etc.), porque es la única manera de llegar a ellos y conectar con ellos sin el contacto directo, a sabiendas de que se informan muchísimo antes de ir a comprar un producto”.

En esta línea, Rocamora explicó que “las marcas, no sólo en cosmética sino en todos los sectores, tienen que ser muy conscientes de su filosofía y de cuál es su target, por lo que es la marca la que tiene que definir a su consumidor y la vía que tiene que utilizar para llegar a ese consumidor”.

Por su parte, Nora Hamelin, cofundadora de The Beauty Makers, destacó que “el papel de educación de las marcas es importante, utilizando herramientas diferentes en función del perfil del consumidor al que quieran dirigirse”. Al margen del target de consumidor al que se dirija la marca, “actualmente el consumidor espera de las marcas que le expliquen la historia y valores de la marca, ingredientes utilizados, aplicación de los productos… Toda una serie de información que el consumidor necesita para cuidar su piel y elegir el producto adecuado”, añadió Hamelin. Por otro lado, Escribano indicó que “la dualidad presente en la sociedad actual debe ayudarnos a buscar un sistema híbrido entre el canal offline y online, teniendo en cuenta que lo importante es que te prescriban bien”, añadiendo además que “la pandemia ha ayudado a cambiar el concepto y el consumidor lo que busca es bienestar; desde el punto de vista del packaging el cliente apuesta por productos de calidad y que garanticen durabilidad. Se decanta por envases de líneas sencillas, que huyan de lo ostentoso y que conjuguen ética y estética y todo esto considero que favorece la puesta en valor de la cosmética natural”.

EcoBeauty Score Consortium como punto de partida

Ivan Borrego continuó con su aportación en el encuentro hablando sobre la necesidad de “sistemas objetivos que ayuden a que el consumidor tenga información fehaciente”, dando la bienvenida a iniciativas como EcoBeauty Score Consortium, un sistema de puntuación de impacto ambiental diseñado específicamente para productos cosméticos. En esta misma línea, Rocamora explicó que “vamos a estar unos años hasta que contemos con una forma de medición de la sostenibilidad que sea realmente la misma para todos y que todos podamos y sepamos entender; mientras tanto, bienvenida sea cualquier primera acción de este tipo en el campo de la cosmética como es el caso de EcoBeauty Score Consortium”, añadiendo que “esto es el inicio de que en un futuro haya una medición internacional que no sea un consorcio”. Para Escribano, “es una buena iniciativa para empezar porque todo lo medible es mejorable”.

El encuentro también sirvió para ver las necesidades del sector en el ámbito regulatorio, destacando el camino a recorrer en cuanto a la regulación de los claims en cosmética natural, tal y como apuntaron Gil y Rocamora. No obstante, Rocamora recordó que “ahora hay mucha más regulación que antes en este campo y yo creo que vamos hacia más, llegando quizás al punto al que ha llegado la nutrición en el que únicamente se puede mencionar aquello que lleva la composición de nuestro producto”. [...]

Para acceder al reportaje completo, no se pierda la última edición de BEAUTYPROF (Nº128).

Más noticias

Revista Beautyprof

NÚMERO 131 // 2022
Acceso gratuito a la revista

Buscar en Beautyprof

Empresas destacadas